El presente documento es una síntesis de las conclusiones a las que hemos arribado luego de un relevamiento interno de la situación académica, de las opiniones recolectadas por los Consejeros del HCD en sus respectivos estamentos, y a partir de reuniones mantenidas con ADIUNT FAU y el centro de estudiantes CEFAU.

En primer lugar, queremos informarles que, gracias al esfuerzo de toda la comunidad de la FAU, hemos conseguido que todas las materias previstas para el 1º cuatrimestre se estén actualmente dictando, mediante la utilizando de distintas plataformas para interactuar con los estudiantes. La principal dificultad detectada fue la falta de capacitación de gran parte del cuerpo docente para el trabajo en entornos digitales, lo que redundó en un mayor esfuerzo inicial destinado al aprendizaje de tecnologías y metodologías nuevas. Todo ello deviene de la manera vertiginosa en que se fueron desarrollando los acontecimientos, que significaron un mayor tiempo inicial de dedicación, y que implican, en algunos casos, tiempo de trabajo en franjas horarias distintas a las habituales. En este sentido, se puede afirmar que, en base a las opiniones recolectadas, existe consenso generalizado en el rumbo asumido por las autoridades de la UNT y en particular de la FAU, al existir una mayoritaria aprobación de las medidas adoptadas.

Resulta interesante compartir algunos datos significativos que surgen de la encuesta realizada de manera conjunta por los consejeros del estamento de docentes medios y ADIUNT FAU, que ilustran de manera precisa, situaciones y percepciones específicas de los miembros de la comunidad académica, frente a la situación de cursado actual.

•  El 80,8 % dispone de buena conexión a internet, el 98,6 % dispone de computadora y/o celular para trabajar de manera virtual, y el 74,9 % manifiesta que su espacio y condiciones de trabajo en su hogar son entre “Confortable” y “Muy confortable”.

•  El 71,5 % aprueba las medidas tomadas por la UNT ante la cuarentena obligatoria (entre “Buenas” + “Muy Buenas”), y el 73,4 % aprueba las medidas tomadas por la FAU (“Buenas” + “Muy Buenas”)

•  Aunque el 67,2 % de las cátedras no tenían antecedentes de trabajo en modalidad no presencial, el 80 % de las cátedras están trabajando en el Campus Virtual en mayor o menor medida (entre un 100% a un 25%), y el 87,1 % de los docentes manifiesta tener capacidad en el manejo del Aula Virtual desde “Moderadas a Excelentes”. El 72,8 % de las cátedras complementa el uso del aula virtual con plataformas complementarias.

•  Con respecto al tiempo de cursado, el 76 % considera que dedica más tiempo de cursado al dictado virtual que al presencial y el 91,2 % considera que el dictado virtual es desde “Moderadamente difícil” a un “Dictado sin dificultad”.

•  Un 52,8 % considera que la FAU debería haber brindado otras herramientas para llevar a cabo el dictado virtual.

Con respecto a este último punto, cabe aclarar que la FAU, en su plan de Contingencia (Ver https://infofau.com.ar/plan-de-contingencia-fau-circular-02/ ) efectuó recomendaciones sobre el uso de plataformas y tecnologías de educación a distancia. Allí se recomendaba el uso de la cuenta educativa de G-Suite, con el servicio de videoconferencias Meet, recurso seguro y sin costo para cuentas de la UNT, también el Skype para foros y video conferencias grupales y también se ofrecían capacitaciones para el uso del Aula Virtual y para la preparación de material digital a cargo del Arq. Kaliman e Ing. Zucchi.

Consideraciones sobre la problemática estudiantil

Desde el estamento estudiantil se han expuesto una serie de problemas que consideramos atendibles, derivadas de las restricciones de acceso a recursos tecnológicos, ya sea por sus elevados costos (conexión de datos), o por la necesidad de compartirlos con sus familiares (PC, acceso a internet, etc.).

Atento a estos pedidos, recomendamos:

Minimizar los trabajos prácticos grupales dadas la imposibilidad de realizar reuniones presenciales, y/o la implicancia de mayores costos en conectividad.

En clases “on line” respetar los horarios originalmente previstos en el cronograma para cada materia, o bien coordinarlas con anticipación para evitar superposiciones con otros dictados. Se aconseja grabar las mismas y dejarlas disponibles para que los alumnos puedan verlas en otros horarios.

– Aconsejamos flexibilidad y discreción en la toma de asistencia en clases virtuales sincrónicas, para contemplar la situación de los alumnos que no pueden acceder por limitaciones técnicas o económicas.

Organizar los cronogramas contemplando un tiempo suficiente entre la subida de las consignas y la entrega de los TP.

– Ser flexibles con las fechas y los horarios de entrega de los TP, contemplando los problemas de conectividad en las redes y priorizar las entregas asincrónicas.

Utilizar canales alternativos al aula virtual, de comunicación con los alumnos, a fin de mantenerlos al tanto de las novedades en el cursado.

– Implementar, lo posible, videos que complementen el material teórico, para facilitar el aprendizaje.

También queremos informarles que, en el sentido de seguir avanzando y seguir anticipándonos a las situaciones, hemos realizado una consulta a las cátedras de la FAU para conocer su opinión y sus disponibilidades para llevar a cabo las acreditaciones del presente dictado. En función de las respuestas podremos tener mayores herramientas para avanzar en este sentido, como así también en los posibles mecanismos o modalidades de exámenes, y preveer una planificación para el 2º cuatrimestre.

Conclusiones

Aunque quedan muchos problemas por resolver, rescatamos el enorme esfuerzo, compromiso y disposición de docentes, alumnos y no docentes, para hacerle frente a la inédita situación que nos toca enfrentar. Como dato alentador, les informamos que el 98,4% de los docentes consideran que están en condiciones de realizar la calificación final, aunque en algunos casos, con el complemento de una evaluación presencial.

Como aspecto positivo nos queda el aprendizaje y la experiencia realizada con las nuevas tecnologías de educación a distancia, que indudablemente, podrán incorporarse como complemento de la tradicional educación presencial, abriendo un nuevo abanico de opciones para flexibilizar el cursado, para eficientizar el uso de los espacios, y reducir la concentración de alumnos.